14 años de F-16 Block 50 en la FACh

Cristobal Soto Pino

Lo que significaría un histórico salto tecnológico respecto a su modesta pero eficiente y profesional tradición, dio un salto adelante con la adición del sistema F-16 que cambiaría el sitial que ocupaba respecto a la región, para encumbrarla a la vanguardia.

Luego de una contienda denominada Caza 2000 más tarde rebautizada como NAC (Nuevo Avión de Combate), se iniciaría a fines de 1995 con la ascensión al mando de la FACh del general Fernando Rojas Vender, una competencia que enfrentaría al Dassault Mirage 2000-5, Saab JAS39 Gripen, Lockheed Martin F-16 y al McDonnell Douglas (hoy Boeing) F/A-18C/D Hornet para modernizar las capacidades de la FACh y comenzar la desactivación de aeronaves que llegaban al fin de su vida operativa, entre ellos los A-37 Drangonfly, Mirage 50 Pantera y Mirage M-5M Elkan.

Así se comenzaría media década de pruebas de las diferentes aeronaves para conocer cual se ajustaría más al presupuesto y exigencias de la FACh, donde se encontraron en el final de la competencia el Mirage 2000-5 y F-16 que compartían características similares, pero que albergaban diferentes condiciones para su vida operativa.

Selección

Finalmente y luego de negociaciones en las opciones de venta y garantías, el el 20 de diciembre del año 2000, el Gobierno de Chile anunciaba al Lockheed Martin F-16C/D como vencedor, el monto de la compra rodeaba sin especificación los 500 millones de dólares. Más tarde, el 30 de enero del 2002 se haría la firma del contrato que daría paso a la construcción de la primera unidad. En medio de una importante revolución digital y el ingreso de las redes sociales a la plataforma web, se dejaría ver un primer F-16 chileno con su esquema de pintura diseñado en conjunto con el fabricante en diferentes sitios online, marcando un precedente para el final arribo de las aeronaves para mediados de la década.

Así luego de largas y rutinarias pruebas en la Base Aérea Edwards de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos (USAF) se procedería a su entrega el 31 de enero de 2006, arribando dos unidades duales de F-16D en la II Brigada Aérea, en el Aeropuerto Internacional Arturo Merino Benítez de la ciudad de Santiago.

Desde entonces y con más de 16.000 de vuelo en el Grupo de Aviación Nº3, en su base de la ciudad de Iquique, los F-16C/D Block 50 ha conseguido entregar una notable superioridad aérea en relación a la región. Siendo desplegados en vuelo gracias al apoyo de aviones tanquero KC-135E Stratotanker a diferentes ejercicios tanto en Chile como en el extranjero, donde destaca la visita de los Viper a la Base Aérea Lackland de la Guardia Aérea Nacional en San Antonio Texas, como tambíen en ejercicio multinacional Cruzex V que se celebra en el Nordeste de Brasil.