Análisis: Aviación de combate en Sudamérica

Cristobal Soto Pino

Al borde de su vida útil o incluso fuera de vuelo, es la situación que lamentablemente enfrenta el grueso de la flota de aviones de combate de Sudamérica, lo que hace revisar con mayor interés las propuestas que vienen desde distintos fabricantes

Las necesidades que se han venido presentando en la región en lo que se refiere a aviones de combate son categóricos, la necesidad de renovación del sistemas aéreos prácticamente obsoletos han aumentado los costos operativos debido a los retrasos y dificultades para conseguir un respaldo adecuado, lo que ha llevado a la defensa de algunos países a buscar alternativas, a la vez que enfrentan distintos escenarios políticos y económicos que van moldeando la decisión para un futuro caza.

Las alternativas difieren bastante considerando la arremetida de los aviones de entrenamiento avanzado y caza ligeros del tipo LIFT, los que por un menor costo de adquisición podrían satisfacer las necesidades de algunos países de la región según el escenario militar que se vive hoy. Sin embargo, la defensa de los estados suele tomarse desde la visión estratégica como un plan de largo plazo con un componente fundamentalmente disuasivo.

Para ello las opciones de vanguardia disponibles en el mercado internacional son entregadas por firmas de una larga tradición, que dan cuenta un cierta estandarización de la oferta tecnológica variando en capacidades técnicas acorde de las necesidades de la fuerza que los requiera, mantenimiento, transferencia de tecnología y cooperación técnica.

Aviones como el Saab Gripen, el Lockheed Martin F-16C/V, los rusos MiG-29M2/ MiG-35 y Eurofighter Typhoon son algunos de los modelos de cazas de combate disponibles en el mercado que pueden cumplir los requisitos de muchas fuerzas en la región.

Argentina

Las crisis políticas han llevado a un importante deterioro de las condiciones y  disponibilidad de material aéreo de la nación transandina, con pocas unidades de A-4AR Fightinghawk y Mirage III desactivado.

Una propuesta austera, es por seguro, la realidad presupuestaria del país, que los ha llevado a mirar opciones de segunda mano como los Dassault Mirage F-1 de España, y la oferta israelí por algunos IAI Kfir Bock 60. En la actualidad parece probable que el país decante por  aviones LIFT que, si bien, tienen capacidades más reducidas comparados con cazas de primera línea, cuentan con sistemas lo suficientemente modernos para cumplir con el entrenamiento de nuevos pilotos a la vez que pueden realizar misiones de patrullaje y combate con misiles de de guía infrarroja de corto alcance.

La oferta que ha llegado hasta Argentina comprende un listado similar de aviones de alta tecnología disponibles para ser exportados como el Gripen, F-16, MiG-29M2/MiG-35 e incluso el Chino-paquistaní Chengdu/PAC JF-17 Thunder. Sin embargo el restablecimiento de relaciones con Estados Unidos desde la llegada del Presidente Mauricio Macri, han influido en la adquisición de material aéreo como aviones de entrenamiento Textron Aviation Defense Texan T-6 II y helicópteros Bell 412EP que tal vez se convierta en una señal para el futuro de la Fuerza Aérea de Argentina (FAA) para ir detrás de aviones de fabricación estadounidense gracias al mecanismo de FMS (Ventas Militares al Extranjero por sus siglas en ingles) y reforzar lo que alguna vez fue una de las fuerzas aéreas más poderosas de la región.

Brasil

Luego de mas de una década tratando de definir un vencedor para proporcionar los aviones para el programa FX de la Fuerza Aérea Brasilera (FAB), finalmente en 2013 fue seleccionado por Brasil la oferta proporcionada Saab por 36 aviones Gripen NG, avión de generación 4++, además de transferencia tecnológica y la co-producción de los Gripen NG en Brasil, con Embraer como socio que se beneficiará con nuevos conocimientos en el desarrollo de aeronaves de combate, uno de los flancos débiles de la aeroespacial. A la fecha el país ya ha enviado los futuros pilotos, especialistas y mecánicos a Suecia para el entrenamiento y capacitación del personal seleccionado. Dentro de Brasil ya se encuentran las instalaciones donde se producirán las estructuras de los aviones toda un proeza tecnológica para el gigante sudamericano.

Chile

La Fuerza Aérea de Chile (FACh) actualmente mantiene una fuerza aérea con una flota de aviones de combate homogenea, contando con aviones F-16AM/BM adquiridos de segunda mano Holanda y F-16C/D Block 50 adquiridos nuevos a Lockheed Martin, todos en miras a modernizaciones que buscan mejorar principalmente el radar. Aún mantiene en sus filas cerca de una decena de Northrop F-5E/F Tigre II lentregados en 1976 los que fueron modernizados por IAI bajo el programa Tigre III Plus donde recibirían lanza de reabastecimiento en vuelo, nuevos sistema de radar y comunicaciones, junto con una nueva gama de armamento aire-aire.

En los últimos años comenzaron a ser sometidos a trabajos en sus alas por Kellstrom Defense y ENAER, alargando así su continuidad en la institución. Pese a ello,  los aviones han cumplido más de 40 años operando con la FACh y dentro de los próximos años deberán ser reemplazados por un nuevo sistema de combate.  La probabilidad de que se continúe con la línea de F-16, es alta, porque facilitaría presupuestaria y logísitcamente el sistema de mantenimiento y estandarización de  procedimientos, entre otros beneficios.

 Colombia

 Colombia quizás sea uno de los países más próximos a una renovación de su material aéreo de combate. En la actualidad la Fuerza Aérea Colombiana (FAC) opera alrededor de una veintena de Kfir COA (C.10, Kfir C.12 y Kfir TC.12). En estos días, los deltas están siendo sometidos a modernizaciones para ser equipados con radares de tipo AESA y nuevos sistemas EW. A pesar  de lo moderno del equipamiento integrado, es importante señalar que las células de los Kfir superan los 30 años, sumado a una serie de incidentes que llevaron a dejar en tierra la flota de  Kfir temporalmente.

Con opciones claras durante los últimos años, destaca el  Saab Gripen,  que podría verse beneficiado por la futura fabricación del caza en Brasil luego de ser seleccionado por la Fuerza Aérea Brasilera (FAB) a fines de 2013 sobre el F/A-18E/F Super Hornet. El Lockheed Martin el F-16 se suma a uno de los postulantes con buenas posibilidades de ser adquirido, y por otra parte el Eurofighter Typhoon es otra de las opciones que ha sonado fuerte dentro de la FAC.

Ecuador

La fuerza de cazas de la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE) contó con un importante inventario de aviones de combate producto de los beneficios económicos de la producción de petróleo contando con Dassault Mirage F-1JA/JE y IAI KfirC2/CE/TC2 y SEPECAT Jaguar Mk.1.

Luego de la desactivación de los ultimo Kfir C12, utiliza como principal vector de caza es una docena de aviones Denel Aviation Cheetah, los cuales fueron adquiridos en 2012 a Sudáfrica.

En parte esta adquisición fue debido las incursiones de la Fuerza Aérea de Colombia en territorio ecuatoriano en contra de la guerrilla. Desde entonces tres aviones han sufrido diferentes accidentes, e incluso tuvieron que enfrentar la situación de la falta de armamento.

A la fecha el país no ha mostrado mayor interés en adquirir material de tipo caza nuevo a pesar de los ofrecimientos donde se perfila al Saab Gripen como una excelente opción.

Perú

La Fuerza Aérea del Perú (FAP) opera en la actualidad una importante fuerza compuesta por Mirage 2000P y los MiG-29. Ambas plataformas han sido sometidas a modernizaciones en los últimos años, y si bien no existe oficialmente un programa para la búsqueda de un futuro avión caza, el país ha mostrado interés en el MiG-29M2/MiG-35 incluso estableciendo conversaciones con personal de MiG Aircraft Corporation y que se enmarca dentro de los programas de la FAP para el futuro reemplazo de su aviación de combate de línea. El MiG correría con ventaja frente a otros contrincantes gracias a la basta experiencia que ha obtenido la FAP con la utilización del MiG-29.

Uruguay

 Este país es otro de los que enfrentan una seria crisis con sus Fuerzas Armadas especialmente con su Fuerza Aérea, donde numerosos recortes presupuestarios han afectado profundamente a la rama. Actualmente el vector de combate más importante que posee  son un pequeño grupo de antiguos Cessna A-37B y O/A- 37B Dragonfly, que deben defender los cielos del país a la vez que sus tripulaciones y personal de mantenimiento hacen los posible para mantenerlos en vuelo.

La posibilidad de que el país adquiera un futuro caza dentro de un mediano plazo parece lejana. La FAU ha analizado las opciones como el ruso YAK-130, pero descartado por lo privativo de sus costos tomando en cuenta la crisis presupuestaria que afecta a la institución. Los aviones M345 HET y M346 Master de Leonardo también fueron analizados, pero sin resultados. Mientras que China ha ofrecido el Hongdu L-15 “Falcon, avión que en diversos medios han indicado que correría como favorito.

Para cuando finalmente la voluntad política del país cambie y los presupuestos mejoren, se optará por la adquisición de algún avión de tipo LIFT, antes que de algún tipo de avión caza, ya que el país no solo cuenta con una fuerza aérea envejecida en cuanto aeronaves, sino que también su infraestructura, capacidades logísticas, e incluso personal sin el entrenamiento adecuado.

 

Venezuela

Llegó a una acuerdo gobierno a gobierno para la adquisición de 24 aviones Su-30MK2 a Rusia, anunciando nuevamente en 2015 la adquisición de un segundo lote 12 Su-30MK2, hasta hoy inconcluso.

A pesar de la profunda crisis económica y social en la que el país se encuentra sumido, cuenta una de las poderosas Fuerzas Aéreas de toda Latinoamérica. Los problemas de compromiso crediticio de Venezuela han frenado los programas de adquisición de cazas y otros aviones militares.