La Administración Espacial China (CNSA por su sigla en inglés) fue creada en 1993, desde entonces se ha posicionado entre una de las agencias mejor preparadas para el futuro de la tecnología espacial

Si bien el programa espacial chino comenzó en 1956, no fue hasta 1993 que se decreta la Administración Espacial China al separarse estos asuntos del Ministerio de Industria Aeroespacial, como parte de una reestructuración administrativa gubernamental. Desde entonces, se han desarrollado decenas de proyectos espaciales, los cuales le han otorgado diversos logros en su ruta hacia una mayor presencia fuera de la atmósfera terrestre, también ha conseguido firmar acuerdos de cooperación con países como Alemania, Brasil, Chile, Estados Unidos, Francia, India, Italia, Pakistán, Reino Unido, Rusia, Ucrania, entre otros.

Desde los inicios del programa espacial chino se han lanzado varios satélites al espacio; se han construido complejos de lanzamiento para distintos tipos de artefactos, junto a ello estaciones terrestres fuera de su territorio como las erigidas en Namibia y Pakistán. Además la CNSA administra cuatro buques de rastreo satelital Clase Yuan Wang, los que operan en distintas zonas del mundo. Pero los mayores logros han sido el Programa de Orbitadores espaciales Shenzhou, los laboratorios espaciales Tiangong 1 y 2, y su programa de exploración lunar Chang’e.

Programa Shenzhou

El primer intento de poner astronautas chinos en el espacio fue entre 1960 y 1972, mediante el suborbitador Shuguang, pero debido a problemas financieros y políticos el programa fue cancelado definitivamente en 1972 sin que se lograra construir al menos una cápsula Shuguang.

En marzo de 1986 se propuso el Plan 863-2 con la idea de transportar una tripulación hacia una estación espacial, dando lugar en su evolución al Proyecto 921.

En 1988 se propuso un diseño similar al de las cápsulas espaciales rusas Soyuz. Es así como en 1991 se presentó un anteproyecto más avanzado que contemplaba el uso de un cohete Long March CZ-2E para poner en órbita la cápsula, logrando el 21 de septiembre de 1992 la autorización del desarrollo y construcción del proyecto 921, además de un nuevo cohete: el CF-2F o Long March 2F Shenjian. Cabe señalar que desde 1991 Rusia comenzó a asistir y transferir tecnología a China, como también se acordó el entrenamiento de los futuros astronautas.

En 1995, luego de finalizar el diseño, se comenzó la construcción de cuatro prototipos. En mayo de 1998 un mock-up del cohete CZ-2F, junto a la cápsula Shenzhou, comenzaron una serie de pruebas, que culminaron exitosamente en octubre de ese año.

Luego de varios retrasos en el lanzamiento de la primera cápsula, se optó por usar uno de los cuatro mock-up, sólo con algunos equipos electrónicos operativos al igual que sus sistemas ELINT. 49 días después de la fecha original, el 1 de octubre de 1999, el prototipo no tripulado del proyecto 921 despegaba junto al cohete Long March 2F. Fue el presidente de China, Jiang Zemin, quien bautizó a la cápsula como Shenzhou.

Luego de 14 órbitas alrededor de la Tierra, uno de los buques de rastreo Yuan Wang envió la orden a la cápsula para que iniciara el reingreso al planeta, aterrizando con exito en la estepa mongola. No fue hasta enero de 2001 que ocurrió el segundo vuelo no tripulado, esta vez la Shenzhou 2, una versión modificada y más robusta que la Shenzhou 1. Llevaba a un perro, un mono y un conejo; la cápsula se mantuvo en órbita durante siete días, iniciando su reingreso sobre la Isla de Pascua y aterrizando nuevamente en Mongolia.

En marzo de 2002 se lanzó la Shenzhou 3. Fue la primera cápsula con capacidad de transportar humanos, aún así la misión no fue tripulada.

La cápsula Shenzhou 4 fue lanzada en diciembre de 2002 y su principal objetivo, al igual que la misión previa, fue probar los sistemas para el soporte de vida. La cápsula contenía todos los sistemas y comodidades para ser tripulada, pero sólo se usaron maniquíes.

Montaje del Modulo de Orbital en el Modulo de Reingreso de la Shenzhou-4/ Fotografía: CMS

El 15 de octubre de 2003 se lanzaría la primera misión tripulada a bordo de la Shenzhou 5, convirtiendo a Yang Liwei en el primer astronauta del país asiático (Taikonauta). Con esto su complejo espacial pasaría ha convertirse en la tercera nación con capacidad de poner a un hombre en el espacio. Luego de 21 horas en órbita, la misión Shenzhou regresó exitosamente a la Tierra.

Tres años más tarde se pondría en órbita a los taikonautas Fèi Jùnlóng y Niè Haishèng en una misión de  casi cinco días en la Shenzhou 6.

En 2008 se haría una siguiente misión, esta vez con la versión 7 cuando despegara del puerto espacial realizó el 25 de septiembre de 2008, con una duración de tres días. Fue la primera misión con una tripulación compuesta de tres taikonautas los que realizaron la primera caminata espacial china. La Shenzhou 7 difería de las otras cápsulas por las modificaciones en sus paneles solares, propulsores y sistemas de vuelo. Luego de la caminata espacial, o EVA, se liberó el satélite miniatura BanXing, el cual transmitió imágenes, siendo probado para futuras operaciones de acoplamiento a otras naves. Durante el reingreso de la cápsula Shenzhou 7 tomó imágenes y grabó vídeos.

EVA – Shenzhou 7 / Fotografía: CMS

El 29 de noviembre de 2011 se lanzó, sin tripulación, la cápsula Shenzhou 8, casi un mes después del lanzamiento de la primera estación espacial china, la Tiangong-1 (Palacio Celestial). Después de dos días en órbita, el 2 de noviembre de 2011 se acopló exitosamente a la estación espacial Tiangong-1, marcando un nuevo hito en la carrera espacial asiática, siendo el primer acople entre dos naves chinas en órbita. El 14 de noviembre se desacopla, para nuevamente probar los sistemas en un nuevo acople. El 17 de noviembre se envía la orden para que inicie su regreso a tierra, aterrizando exitosamente en Mongolia. La Shenzhou 8 se convirtió en un paso clave para la próxima misión tripulada y para la construcción futura de una nueva estación espacial.

La siguiente misión puso en órbita a Shenzhou 9, un nuevo hito para el programa espacial chino, al ser la primera misión tripulada a la estación espacial Tiangong-1, además ser la primera misión que incluía a una mujer astronauta. La cápsula fue lanzada el 16 de junio de 2012, siendo el 18 de junio el día en que ocurrió el primer acople tripulado a la Tiangong-1. El proceso de acople a la estación se efectuó completamente vía control remoto desde estaciones en tierra.

Al año siguiente, el 11 de Junio de 2013, despegó un cohete Long March 2F con la cápsula Shenzhou 10, siendo la quinta misión tripulada del programa espacial chino, y la segunda misión tripulada a la estación espacial Tiangong-1. El 13 de junio la cápsula de acopló exitosamente a la estación espacial, y luego de tres horas, la tripulación ingresó a Tiangong-1. Durante el tiempo en que estuvieron acopladas ambas naves, se realizaron algunos experimentos científicos, además se testearon los sistemas de acople de la estación, estando 15 días en órbita, además de ser la última misión tripulada a la estación Tiangong-1.

El 16 de octubre de 2016 se lanza la Shenzou 11, convirtiéndose en la sexta misión tripulada, con los taikonautas Jing Haipeng y Chen Dong. El objetivo principal de la misión, fue realizar un rendez-vous y acoplar con el laboratorio espacial Tiangong-2. Todo esto se realizó exitosamente de forma autónoma. Ambos tripulantes permanecieron por 33 días en la Tiangong-2. Finalmente, el 17 de noviembre de 2016 los taikonautas abordaron el Shenzou-11 para desacoplarse de la Tiangong-2, un día más tarde aterrizaron en Mongolia sin novedades.

Programa de Laboratorios Espaciales Tiangong

En 1992 se dio inicio al proyecto 921, un programa de múltiples etapas, con la finalidad de iniciar la construcción hacia el año 2020 de una estación espacial de grandes dimensiones. En el 2003 se iniciaba la primera fase con el lanzamiento de la cápsula espacial Shenzhou-1.

Imagen: Shenzou y Tiangong-1 / CNSA

Tiangong-1

El 29 de septiembre de 2011 se inicia la segunda fase del proyecto 921, al ser puesto en órbita el Laboratorio Espacial Tiangong-1, el cual un mes más tarde realizaría un rendez-vous espacial junto a la cápsula no tripulada Shenzhou 8, para poner a prueba por primera vez los sistemas de acoplamiento del Laboratorio Espacial Tiangong-1. Las siguientes dos misiones tripuladas, Shenzhou 9 y 10, continuaron con los rendezvous espaciales y las pruebas de acoplamiento en órbita, tanto de forma automática mediante comandos desde tierra, así como de forma completamente manual por parte de los taikonautas. Se efectuaron algunos trabajos de mantención, además de la realización de diversos experimentos científicos. La cápsula Shenzhou 10 fue la última misión al Laboratorio Espacial Tiangong-1 antes de su desprogramación.

El laboratorio estaba compuesto de dos módulos, un módulo experimental habitable, y el módulo de recursos, el cual poseía los sistemas de propulsión y los sistemas de paneles solares. El laboratorio podía ser utilizado hasta por tres astronautas por periodos cortos de tiempo.

En 2016 se confirmó que la Tiangong-1 se encontraba fuera de control, por lo que el 2 de abril de 2018, ésta reingresó de forma descontrolada en la atmósfera terrestre, desintegrándose sobre el Pacífico Sur.

Tiangong-2

Para el 2015, la Agencia Espacial China tenía contemplado la puesta en órbita del segundo laboratorio, el Tiangong-2, el que entró en órbita el 15 de septiembre de 2016. De mayor tamaño que su predecesor, tenía la finalidad de probar nuevos sistemas como de propulsión, reabastecimiento, control de regeneración de ambiente y sistemas para el soporte de vida.

Tiangong-2

Para las pruebas de reabastecimiento se utilizó el nuevo vehículo de carga espacial Tianzhou. Este nuevo vehículo de carga será fundamental en el reabastecimiento de la futura estación.

La Tiangong-2 contaba con capacidad para tres astronautas. Poco tiempo después de su lanzamiento, el laboratorio fue visitado por la Shenzhou 11, acoplándose exitosamente. En ésta viajaban los taikonautas Jing Haipeng y Chen Dong, quienes efectuaron una serie de experimentos durante su estadía de 33 días en el laboratorio, siendo esta la misión tripulada china de mayor duración.

Finalmente el laboratorio Tiangong-2 fue sacado de su órbita y terminó reingresando el pasado 19 de junio, desintegrándose casi por completo sobre el Pacifico Sur. De esta forma el programa espacial chino, finalizó exitosamente la fase de Laboratorios Espaciales.

Tiangong-3

El laboratorio Tiangong-3 estaba contemplado para entrar en órbita hacia el 2020, pero la opción fue desechada. En su lugar, entre 2017 y 2018, sería puesto en órbita el primer módulo, lo que iniciaría la construcción de la primera Estación Espacial China para terminarla en el 2020, aunque lo anterior tampoco ocurrió debido a una serie de retrasos en el programa, específicamente, con el cohete Long March-5 que debía poner en órbita el Módulo Central Tianhe-1.

Comparación de los Laboratorios Tiangong y el modulo de carga Tianzhou

Ahora se espera que no antes del 2022 la Estación Espacial China pueda ser completada, la cual consistirá en un Módulo Central (Tianhe-1), más dos módulos experimentales. Esta nueva estación será capaz de albergar a tres taikonautas y podrá recibir momentáneamente a seis durante el proceso de rotación de éstos.

Este articulo no contempla el Programa de Exploración Lunar Chang’e , el cual será abordado en otro articulo.