Durante una sesión informativa este pasado martes, el Presidente Donald Trump ha declarado categóricamente su intención de asistir a las aerolíneas nacionales azotadas por los efectos del Coronavirus.

“No queremos que las aerolíneas cierren”, ha dicho el Presidente Trump, dando a entender que un plan de estímulo financiero ya se encuentra bajo planes en el ejecutivo estadounidense.

La asistencia financiera podría incluir a Boeing, que ha expresado el interés de recibir ayuda. Esta inédita maniobra gubernamental ha sido discutida con los directores ejecutivos de las aerolíneas con base en los Estados Unidos y ya tiene una cifra: 58 mil millones de dólares en ayuda gubernamental.

El Secretario del Tesoro, Steve Mnuchin dijo que ha sostenido conversaciones con los principales CEO de la industria y los objetivos son claros, como también las instrucciones del Presidente Trump, de actuar ahora y que además, cuenta con apoyo de ambas alas políticas de los Estados Unidos.

Los planes que se presentaran al senado -mencionados por Mnuchin- son garantías de préstamos, subvenciones federales y otras medidas administrativas, que tienen como objetivo acelerar el proceso de amortización de los costos y deudas contraídas por las firmas que podrían verse afectada con el cese de operaciones entre los Estados Unidos y Europa, el resto del mundo y los vuelos domésticos, todas en el ojo de la debacle financiera.